El Amor es por Siempre





Oh! que “sinceridad”, oh! que “inteligente”, "que ternura", "me hace reír" o frases como "es muy lindo", “buen trabajador”, “excelente cocinero” o “hermosos ojos”. Son cualidades que has descubierto en tu pareja. Cuando piensas en ellas, el aprecio comienza a aumentar y te sientes más agradecid@.
Es probable que la mayoría de estás cualidades se estén grabado en las primeras etapas de tu relación. Son reales, honorables y buenas. Y pasas mucho tiempo pensando en ellas... Sin embargo, quizá te des cuenta de que ya no piensas con la misma frecuencia que antes. Esto se debe a que hay otra área que compite con él.
En otra área de tu mente se encuentra grabada las debilidades o deficiencias de tu pareja, también piensas con frecuencia en ello, ahí está todo lo que te molesta y te irrita de tu pareja. Esto llegó allí por frustración, sentimientos heridos y desilusión de las expectativas sin cumplir. Sus malos hábitos, sus palabras hirientes y las malas decisiones. Si permaneces lo suficiente en esta área de tu memoria, te deprimes y comienzas a expresar frases como: “ella es sumamente egoísta” o “o él puede comportarse como un idiota”. O quizá: “Creo que me uní con la persona equivocada”.



Algunas personas guardan frases cargadas de odio en esta parte de la memoria, en donde se ensayan los reproches para la próxima
discusión.. Aquí se guardan las municiones para la próxima gran pelea, y la amargura se propaga como una enfermedad. Las personas se desenamoran en este lugar.
Debes saber lo siguiente: Pasar tiempo en esta área de la memoria arruina las relaciones o los matrimonios. Allí se planean los divorcios y se preparan planes violentos. Cuanto más tiempo pasas en este lugar, tu corazón más deprecia a tu pareja. Esto comienza apenas rememoras, y el cariño por tu pareja disminuye con cada segundo que pasa.
Tal vez, digas: “¡Pero estas cuestiones son reales!” Es cierto, pero también lo son las virtudes. Todo el mundo fracasa y tiene áreas que necesitan crecimiento. Todos tienen asuntos sin resolver, heridas y un bagaje personal. Es un aspecto triste del ser humano. Todos hemos pecado; y lo peor es que tenemos la tendencia lamentable de minimizar nuestros propios atributos negativos mientras que colocamos bajo la lupa las fallas de nuestra pareja.
Vayamos a la verdadera cuestión. El amor conoce las deficiencias y no niega que existe. Sin embargo, elige no quedarse ahí.
Debes tomar la determinación de dejar de concentrarte en lo negativo y pasar tiempo allí luego de cada incidente frustrante en tu relación. No te hace bien y consume la alegría de tu matrimonio.
El amor decide creer lo mejor de las personas. Les da el beneficio de la duda. Se niega a completar lo que no sabe con suposiciones
negativas. Y cuando nuestros mayores temores prueban ser verdad, el amor hace todo lo posible por enfrentarlos y seguir adelante. El amor se concentra en las cosas positivas lo más que puede. Es hora de comenzar a pensar de otra manera, de dejar que el amor guíe tus pensamientos. La única razón por la que deberías echar un vistazo a las deficiencias es para saber cómo orar por tu pareja. Y la única razón por la cual deberías entrar en esta área es para escribir “CUBIERTO POR AMOR”.
Es hora de que te concentres en lo bueno. Cuando elijas meditar en todo lo positivo, descubrirás que se podrían escribir muchas más cualidades maravillosas de carácter. Tu pareja es un libro vivo que puedes leer y leer. Hay sueños y esperanzas por cumplir. Hay talentos y habilidades que pueden ser descubiertas, como un tesoro escondido. Sin embargo, la elección de explorarlas comienza con una decisión de tu parte.
Debes desarrollar el hábito de frenar tus pensamientos negativos y concentrarte en los atributos positivos de tu pareja. Es un paso crucial en el aprendizaje para guiar tu corazón a amar de verdad a tu pareja. Es una decisión que debes tomar, ya sea que tu pareja lo merezca o no.
En algún momento durante el día, elige un atributo positivo de la persona que amas y dale gracias por esa característica.

Si hay algo digno de alabanza, en esto pensad. (Filipenses 4:8 RVR 1995)
El amor todo lo cree, todo lo espera, (1 Corintios 13.7)