El Elefante


Cuando Era Niño Me Gustaba Mucho Ir Al Circo. Me Quedaba

Maravillado Con Los Espectáculos Que Tenían Pero El Que 
Más Me Llamaba La Atención Era El De Los Elefantes.
Era Impresionante Ver Aquel Show De Bestias Haciendo 
Despliegue De Peso, Tamaño Y Fuerza Descomunal. Sin 
Embargo Había Algo Que Me Llamaba La Atención Respecto A 
Estos Animales.



A Pesar De Que Durante Su Actuación Estos Gigantescos 
Mamíferos Mostraban Destreza Y Habilidades Únicas, 
Después De Su Show Se Mostraban Indefensos E Incluso Me 
Parecían Asustados. No Hacían Nada Por Tratar De Escapar Y 
Eso Que Sólo Los Sujetaba Una Cadena En Una De Sus Patas 
Que Estaba Sujeta A Una Pequeña Estaca Clavada Apenas A 
Unas Pulgadas Debajo De La Tierra. Y Aunque La Cadena Era 
Gruesa, Me Parecía Obvio Que Ese Animal Capaz De Arrancar 
Un Árbol Con Su Propia Fuerza, Podría, De Una Forma Muy 
Sencilla, Arrancar La Estaca Y Huir.
My Pregunta Era: ¿Por Qué No Huye Si Aquello Que Lo Sujeta 
No Es Nada Comparado Con Su Fuerza?
Tratando De Encontrar Una Respuesta Le Pregunté A Varias 
Personas El Porqué El Elefante No Escapaba. Y Casi Todas Las 
Respuestas Fueron Las Mismas "No Escapa Porque Está 
Amaestrado". Hice Entonces La Pregunta Obvia: Si Está 
Amaestrado, Entonces ¿Por Qué Lo Encadenan?... No Recuerdo 
Haber Recibido Ninguna Respuesta Coherente De Ninguna De 
Estas Personas.
Y Así Pasaron Los Años Hasta Que Un Día Hubo Alguien Lo 
Suficientemente Sabio Que Respondiera A Mi Pregunta:
"El Elefante Del Circo No Escapa Por Que Ha Estado Atado A 
Una Estaca Parecida Desde Que Era Muy Pequeño". 
Cerré Los Ojos Y Pude Imaginarme A Un Pequeño Elefante 
Recién Nacido Sujeto A La Estaca. Estoy Seguro De Que El Aquel 
Momento El Elefantito Empujó, Y Tiró De Aquella Cadena 
Tratando De Soltarse. Y A Pesar De Todo Su Esfuerzo No Pudo. 
La Estaca Era Ciertamente Muy Fuerte Para Él. Juraría Que Lo 
Intento Una, Dos, Tres, Cuatro, Cinco Y Muchas Veces Mas, 
Hasta Que Un Buen Día El Animal Aceptó Su Impotencia Y Por 
Consiguiente Se Resignó A Su Destino.
Entonces Llegué A La Conclusión De Que El Enorme Y Fuerte 
Elefante No Hace El Menor Intento De Escapar Porque CREE 
QUE NO PUEDE Y QUE NO ES POSIBLE.
Estoy Seguro De Que Este Animal Todavía Tiene El Recuerdo 
De Aquella Impotencia Que Sintió Poco Después De Nacer. Y 
Por Tal Motivo Nunca Jamás Ha Vuelto A Intentar Poner A 
Prueba Su Fuerza Otra Vez.
Cada Uno De Nosotros Somos Un Poco Como Ese Elefante: 
Vamos Por El Mundo Atados A Cientos De Estacas Que Nos 
Restan Libertad. Vivimos Creyendo Que Un Montón De Cosas 
"No Podemos Hacer" Simplemente Porque Alguna Vez 
Probamos Y No Pudimos. Grabamos En Nuestro Recuerdo
"No Puedo... No Puedo Y Nunca Podré'', Perdiendo Una De 
Las Mayores Bendiciones Con Que Puede Contar Un Ser Humano: La Fe.