Perdonar: Un Regalo Para Uno Mismo



      Perdonar no es olvidar, ni justificar una acción en tu contra, pero sí es dejar ir tu apego a ese dolor, a querer tener la razón, a exigir justicia y a identificarte constantemente con esa historia. Quizás tengas un dolor tan grande que pienses que NO quieres perdonar, pero como ya sabes que estás haciéndote daño a ti mismo y a tus mismas relaciones con los demás, debes hacer el esfuerzo.


No te preocupes, no tienes que hacerlo solo. El verdadero perdón lo haces a través de Dios. Quizás tú mismo sientas que necesitas el perdón, pero la culpa sólo agrava tu situación. Entonces obtienes el perdón de Dios por medio de su hijo.